VERSOS Y ESTRELLAS


Dormir con la piel desnuda

 Dormir con la piel desnuda,

rozándonos sobre el lecho,

una especie de locura,

vestida de sentimientos

después que me haces tuya,

y queda atrás el deseo.

Saltan felices las musas,

escuchan el fiel anhelo,

de ese placer que perdura,

todavía en nuestros cuerpos,

sentir a la clara luna,

encendido los recuerdos,

y las estrellas de a una,

enredarse en los cabellos,

mientras que esa luz tan pura,

nos va encendiendo de nuevo,

y aun estando en la altura,

da vida a otro comienzo

,en esa noche aún oscura,

llena de pasón y versos,

que con su brillo nos junta

,no soporta vernos lejos,

recuerda que yo soy tuya,

y tú eres mi amor eterno;

una especie de locura,

aunque nos pensamos cuerdos.




La Luna enamorada

La Luna enamorada,

se bañaba en el río,

acariciaba el agua,

sonriendo con sigilo,

a su amante esperaba,

huellas en el camino

,hasta que al fin llegaba,

de poemas vestidos,

hacia su enamorada,

que ardía entre suspiros

,y hacia él se entregaba,

pues era su infinito,

en la noche callada,

no existía el olvido,

amarse entre miradas,

y los versos furtivos.

        Luna llena

Cantan los enamorados

miran a la luna llena,

acostados sobre el pasto,

también cuentan las estrellas,

Ella desciende por un barranco,

y sonriendo los rodea ,

enredándose en sus manos,

que no saben estar quietas

,sobres sus cuerpos cansados,

formando una cadena

,se aferra al irse abrazando,

cada vez cobra más fuerza

y el cielo, fiel candelabro,

con nostalgia los festeja,

a lo lejos los aplausos,

con brillo de lentejuelas,

ríen los enamorados,

que ya son casi poetas,

brotan versos en sus labios,

que hablan palabras secretas,

se ha producido un milagro

la pasión crece con fuerza,

intentan seguir despacio

,más domina la impaciencia,

solo un árbol solitario,

dormido sobre la hierba,

continúa firme a su lado

 hasta otra luna llena,

que va llegando despacio,

y con dulzura los besa,

jamás podría dejarlos,

pues les ha hecho una ofrenda:

cada noche ir a esperarlos

,allí sobre la pradera

,con su vestido tan blanco,

y por siempre, más promesas.


Sheina Lee

Revista "Letra Azul"








                 

                      Papeles al viento

Al aire envié mi carta,

para que se acerque al viento,

y se encuentre con tu alma,

en el estrellado cielo

,junto con la luna blanca,

testigo de nuestro encuentro

;no precisan las palabras

,pues sabe cuánto te quiero,

pasión que siempre está intacta,

y nos sigue por el tiempo,

mientras abro bien las alas,

en un viaje , que es eterno,

solo para los que se aman,

viviendo de sentimientos,

y cuando al fin la mañana,

nos galardona de versos,

golpeando nuestra ventana

entre sus colores nuevos;

estaré atenta a tu carta,

que reposará en el lecho,

vestida de la esperanza,

de pronto vernos de nuevo;

y esas dulces remembranzas,

que han hecho eco en mi cuerpo,

mientras preparo otra carta,

para enviarla al viento,

y decirle con nostalgia

que como siempre te espero,

añorando tu mirada,

y la letra ,de tus besos.

Nunca se va quien nos ama

Alcanzo a mirar el cielo,

distingo tantas miradas

en ese extraño universo,

pleno de estrellas calladas,

o quizá, es un silencio,

con millones de palabras,

esas que se vuelven versos,

desde aquello que nos aman,

y repiten en secreto,

aún sin decirnos nada.

Una caricia del viento,

una hoja en nuestras palmas,

algún raro movimiento,

que se siente en nuestra casa,

o ese extraño sentimiento

que de pronto , nos embarga,

pero sí hay algo cierto:

No se van los que nos aman,

están vivos dentro nuestro,

escondidos en el alma,

como un místico secreto,

que guardamos con nostalgia ,

viven en cada recuerdo,

ríen con nuestra esperanza,

cuando el día da comienzo,

y empieza nueva jornada,

o susurran entre sueños,

que por siempre nos amparan,

están en cada momento,

entre noche y madrugada,

para quitarnos los miedos,

para llenarnos de ganas,

de continuar nuestro esfuerzo,

avanzar hacia el mañana,

y regalarnos su aliento,

pues siempre nos acompañan,

ya su amor se ha vuelto eterno,

brillante como una llama,

alcanza mirar el cielo,

entender, como nos hablan,

enviarles nuestros besos,

así nunca más se apaga,

quizá símbolo de afecto,

respondiendo,a sus palabras.


               Árboles desnudos

Los árboles desnudos,

se extienden hasta el cielo,

en los bosques oscuros

,repletos de silencio,

algún sonido agudo,

entorpece el misterio,

o el canto de un búho

contando sus secretos,

que en el día hace suyos,

y guarda entre recuerdos,

o tal vez sobre el musgo,

el gemir de los cuerpos,

amantes y susurros,

contenidos anhelos,

que, en fugaces minutos,

reviven otro encuentro,

allí nace su mundo,y

 termina el tormento,

entre árboles desnudos,

con sus troncos discretos,

un despertar abrupto,

cargado de deseo,f

rente a esos largos muros,

con que no puede el viento,

más regresan seguros,

escapando del tiempo,

a esos bosques ocultos,

que los van desvistiendo,

serán siempre su escudo,

entre mágicos sueños,

y del gélido anuncio,

a noche se va yendo,

pero igual deja juntos,l

os árboles y cuerpos.

Ojalá nunca te vayas...

Vivir el otoño a pleno,

con sus alfombras doradas,

inolvidable concierto,

al compás de las pisadas,

y el coro que trae el viento,

moviéndose entre las ramas,

en ese notable encuentro,

sobre calles de oro y plata;

estación de tantos versos,

cada año nos atrapa,

hay millones de recuerdos,

que esperan en cada alma,

y van pintando el cemento,

con esa dulzura innata,

y la pasión de sus dedos,

al ir rozando las plazas,

incomparable arquitecto,

poeta de la nostalgia,

Otoño que tanto quiero,

ojalá nunca te vayas,

demasiado corto el tiempo,

para disfrutar tu magia,

y esos nobles sentimientos,

iguales a la esperanza.

Un brindis por la vida

Un brindis por la vida,

levantemos sonriendo,

repleta de poesía,

y milenarios versos,

de nostalgia vestida

ardientes sentimientos,

quizá a veces dolida,

por los tristes momentos,

de las duras partidas,

de aquellos que se fueron,

hoy llamas encendidas,

que vibran dentro nuestro,

jamás copas vacías,

las llenan los recuerdos,

por tantas alegrías,

vertiginosos sueños,

que nos deja la vida,

para que que sean eternos.






Dime que somos, amor ...

Dime que somos, amor,
antes de entrar en tu piel,
y fundirme con tu voz,
trino hasta el amanecer,


quiero volverme canción,
contar de nuestro placer,
enamorarme de vos,
cada minuto otra vez,


y recibir la pasión,
savia fresca a tu merced,
pues a mi lado volvió;
como el amante más fiel.


¿Cuál es tu nombre mi amor?
pues el mío ya lo sé,
de la mañana soy sol,
luna del anochecer,


y en nuestra cama tu Dios,
ese que ya no se fue,
adormecido el reloj,
en tu cuerpo, me quedé,


abandonando el adiós,
por un rincón del ayer.





     Recorriendo mi ciudad

                                  Estrofa



.

Los ojos de la gente 

Los ojos de la gente
traslucen tantas cosas,
dolores infinitos
caricias amorosas,


nos hacen en silencio
promesas tan hermosas,
tan suaves como el viento
al rozar una rosa,


o cual tarde de otoño
dorada por las hojas.
Los ojos de la gente,
nos dejan ver su alma


mostrando sus rencores,
los sueños y esperanzas,
espejos de la vida
que hay en cada mirada,


nos dicen del amor
o de sueños que viajan...
Mirarnos a los ojos
es como hacer magia


y conocer al otro
sin precisar palabras.




Por siempre serán míos


Por siempre serán míos,

el cielo, las estrellas,

los versos de algún mirlo,

que se volvió poeta,


los sueños escondidos,

en cada primavera,

la dulzura de un nido,

sobre ramas desiertas.


Por siempre serán míos,

los libros y las letras,

que inspirará con briós,

la blanca luna llena,


o los extraños ruidos,

cuando el alba se acerca,

para yacer conmigo,

mientras las musas tercas,


se acercan con sigilo,

asomando a la puerta,

que el tiempo distraído,

hoy ha dejado abierta,


para que yo haga míos,

por siempre los poemas,

cual mágicos motivos,

que guían mi existencia.


Eternamente libres

Eternamente libres,

los versos, las estrellas,

los pájaros felices,

cantando sus poemas,

no hay tiempo ni límites,

en el espacio vuelan,

entre sueños que dicen,

de tantas epopeyas,

recuerdos que coexisten,

mientras mezclan sus huellas,

y dichosos sonríen,

ansiosos los poetas,

van borrando los grises,

derrotan las tristezas,

coloridos matices,

que en sus estrofas llevan,

ofrendas que reciben

allí ,donde regresan,

las letras invencibles,

que jamás se dan tregua,

escritores que viven,

entre hojas inquietas,

y en el cielo describen,

su marcha por la tierra,

amantes que sonríen,

cada vez que se encuentran,

y eternamente libres,

reafirman , sus promesas...


.

Amar el amor

Amar el amor,

es honrar la vida,

junto a esa pasión,

volverla poesía,

es besar al sol,

sentir sus caricias,

magia e ilusión,

llegando de prisa,

cual dulce canción,

que entona la brisa,

para el corazón,

que al sentirla vibra.

Amar el amor,

es besar tu risa,

primavera en flor,

entre tus pupilas,

volar sin temor,

como golondrina,

al oír tu voz,

clara melodía;

eterna ilusión,

que nunca termina,

mientras haya amor,

para honrar la vida.








Tu nombre en el cristal

Tu nombre en el cristal

grabado sobre el vidrio,

un amor sin final

que ha quedado escrito,

volverlo a acariciar,

aún estando frío,

sin olvidar jamás,

nuestro amor fugitivo,

quién sabe donde estás

cual será tu destino,

intentando flotar,

en mis sueños furtivos,

impidiendo olvidar,

que un día fuiste mío,

pero ya no eres más,

solo quedó tu brillo,

en ese ventanal,

a veces mi enemigo.

tristeza y soledad,

en profundo latido,

cunado quiero ubicar

tu nombre sobre el mío,

que logro recordar

aun cuando te has ido...


Siento celos de la Luna

Siento celos de la luna,

pues te duerme entre sus brazos,

tanto tiempo fue tu musa,

hoy descansas a su lado,

lograste que fuera tuya,

se cumplió tu gran milagro

,que traerá la noche oscura,

y sigue en cada escenario,

una especie de locura,

de Zíngaro enamorado,

al comenzar la aventura,

de los meses de verano,

más no se termina nunca,

continúa en cada ensayo.

Ya resuenan las tribunas,

entre griteríó y aplauso,

tú les bajaste a la luna,

ella te robó en sus labios;

más los celos hoy me abruman,

sé que no puedo evitarlo,

porque tú, hermosa luna,

vives junto a ese gitano,

aunque mi alma escucha,

eternamente a su canto,

hasta las estrellas mudas,

se acercan para admirarlo.

Carnaval es Poesía





¿Qué vas a hacer en la noche?

¿Qué vas a hacer en la noche?
vamos, te invito a volar
quiero encontrarme en el cielo
para enseñarte a amar.


¿Qué vas a hacer esta noche?
Dime, te invito a bailar
bajo las claras estrellas
quiero mi amor confesar.


¿Qué vas a hacer en tu vida?
te quisiera acompañar,
cuando la noche termine
no me decido a marchar;


solo deseo ir contigo,
juntos a la eternidad,
vivir por siempre en un sueño
que nunca tenga final,


transformar lo que sentimos
en una historia inmortal;
no tengas miedo y decide
vamos a la inmensidad,


que nuestras almas se unan
sin volverse a separar...
El sol se va retirando
ya llega la oscuridad,


dame tu luz , amor mío...
y no te hagas desear.